Saltar al contenido

Libros Infantiles de ayer, hoy y siempre para unas vacaciones en autocaravana con niños

libros infantiles

CLÁSICOS INFANTILES PARA NIÑOS VIAJEROS DE TODAS LAS EDADES: DE 1 A 99 AÑOS

Dice Gustavo Martín Garzo que en los buenos cuentos de la infancia es donde se encuentran las primeras palabras, las que te enseñan a mirar y te llevan a las grandes preguntas de la existencia. Quienes viajamos en autocaravana o en camper con niños sabemos también que los libros infantiles son perfectos para disfrutar unas vacaciones en familia. ¿A quién no le gusta leer a sus peques por la noche? Aquí os dejamos una selección de nuestra pequeña biblioteca portátil. ¡Esperamos que la disfrutéis tanto como nosotros!

Hubo una vez un niño que viajó a una isla remota para liberar a un bebé dragón. Érase  una vez un elefante que no era de color elefante. Había una vez un viejo avaro que odiaba la Navidad. Y un pequeño colegial con gafas que soñaba en su barrio de Carabanchel. Hubo en un tiempo una niña con la maravillosa facultad de hacer sentir bien a todo aquel que la escuchara. Y también un pirata con una pata de palo que luchaba por apoderarse de un tesoro.

Érase una vez una marioneta que consiguió cobrar vida y un príncipe que se convertía en mendigo. Y también un fantasma de la mejor estirpe inglesa condenado a realizar un trabajo que no le gustaba, agravado por la llegada de unos intrusos que para más escarnio eran  norteamericanos.

Cuentos. Historias y más historias. Uno de los mejores recuerdos que conservo de la infancia son las tardes de domingo en las que mi padre me leía Las aventuras de Pinocho. Fueron muchas tardes, y tan felices, que la voz de aquellos días no se ha extinguido aún:

“Érase una vez…

-¡Un rey! – dirán enseguida mis pequeños lectores.

No, chicos, os habéis equivocado. Érase una vez un trozo de madera…”

La infancia nos acompaña siempre, y tal vez por eso uno de los momentos más felices como padre primerizo fue el día en que leí a mi hijo su primer cuento. O más bien, el día en que le leí el primer cuento que consiguió cautivarle por completo: Hay un cocodrilo debajo de mi cama, de Mercer Mayer.

Hace ya ocho, nueve años, pero si cierro los ojos aún puedo ver la primera ilustración: un chico en pijama con un tablón bajo el brazo, un dormitorio con diversos juguetes por el suelo… Y claro, aún recuerdo la primera frase:

“Antes había un cocodrilo debajo de mi cama”.

 La infancia es una patria

Por supuesto, a aquel “primer “libro le han seguido muchos más. Y no pocos de ellos consiguieron repetir el hechizo. Son los libros que hoy componen nuestra pequeña biblioteca portátil. Cuentos que nos han acompañado en noches de invierno y de otoño, en tardes de primavera y también durante las vacaciones de verano, en días de hotel y autocaravana. Libros que van desde los clásicos como El patito feo  hasta éxitos de ayer mismo, como Pomelo y la gran aventura, obra de Benjamin Chaud; desde Los tres cerditos, accesible a cualquier edad, hasta Las aventuras de Huckleberry Finn, que aguarda en la estantería a que el peque cumpla los doce.

Gustavo Martín Garzo: “Los cuentos maravillosos contienen una enseñanza para niños y adultos. Al niño le dicen que la vida es extraña y que tendrá que enfrentarse a numerosos peligros al crecer, pero que si es noble y generoso logrará salir adelante. Y al adulto que no debe abandonar del todo su infancia, pues su vida se empobrecerá si lo hace”.

Es verdad que hoy las primeras imágenes y los primeros héroes de los niños vienen de los dibujos animados, de las series infantiles de ésta o aquella plataforma digital, de las  películas que pasan por la televisión o incluso de algún canal de YouTube. ¿Qué niño que lee Peter Pan hoy no ha visto antes alguna de sus versiones cinematográficas? 

Pero esta incómoda realidad  no resta valor a la lectura. Y la razón es muy simple: los cuentos infantiles son ese !ábrete Sésamo! capaz de abrir puertas secretas  y llevar al niño a la cueva donde se guardan los tesoros del corazón humano; esa cerilla cuya débil llama puede ayudarles a ver el mundo. No sólo a ver mejor, sino a ver lo mejor.

Novalis escribió que “dondequiera que haya niños, existe una edad de oro”. Y Rilke, que nuestra verdadera patria es la infancia. Los clásicos infantiles nos hablan de esa patria perdida. Yo he regresado a ella al releer todos los libros recomendados en la selección que os dejo aquí: una guía que cruza fronteras y edades, que viaja desde un agreste y bucólico paraje de Dinamarca, donde crece el patito feo, hasta la inmensidad del río Mississippi, escenario de las aventuras de Huck Finn y su amigo Jim, un muchacho negro que quiere escapar de la esclavitud. 

 Sí, como bien escribía Michael Ende:

“El niño que yo solía ser , hoy todavía vive y entre él y el adulto que soy no existe abismo alguno. Cuando dejamos de ser niños, estamos muertos.”

LIBROS INFANTILES QUE HAY QUE LEER ANTES DE CRECER

Y sin más preámbulo, aquí está la lista: los libros imprescindibles de nuestra biblioteca portátil. Un aviso solamente, la clasificación por edades sigue cuatro  filtros: el de las editoriales, el de críticos y escritores, el mío, y el más importante, el del peque, que ha ido descubriendo los libros elegidos en las edades indicadas.

LIBROS INFANTILES HASTA 5 AÑOS (PRE-LECTORES)

Todos los cuentos infantiles que aparecen en esta sección están concebidos para ser contados por un adulto, mientras el niño escucha, pregunta y explora  las imágenes. Por supuesto, aquí no faltan los clásicos de toda la vida, pero tampoco los libros infantiles de ayer mismo. Quién sabe si los clásicos de mañana. 

Cuentos clásicos de Andersen, Hans Christian Andersen. Editorial Bóveda, 176 páginas

Hans Christian Andersen no triunfó como actor ni como dramaturgo; tampoco como poeta. Pero cuando los “Cuentos” lo convirtieron en cisne, pudo decir de su vida que fue «un cuento hermoso, rico y feliz». El libro Cuentos clásicos de Andersen, recoge los relatos más conocidos del célebre escritor danés, especialmente adaptados para los más peques. Cuentos como El soldadito de plomo, La vendedora de fósforos, El ruiseñor, El patito feo o El traje nuevo del emperador. Resumiendo, un festín.

Portada de Cuentos clásicos de Andersen, Hans Christian Andersen. Editorial Bóveda.

Caperucita Roja, Jacob Grimm y Wilhelm Grimm. Anaya, 32 páginas

Caperucita Roja, La cenicienta, El sastrecillo valiente, Hansel y Gretel…  Muchos cuentos infantiles no existirían hoy sin los hermanos Grimm. Ellos no los crearon, pero los rescataron de la tradición oral y los pusieron sobre el papel.

Caperucita Roja es uno de esos relatos infantiles por los que no pasa el tiempo. No conocemos a su autor original, pero no hay duda de que su versión más famosa es la de los hermanos Grimm. Caperucita Roja es un cuento clásico que nos enseña cómo es posible defenderse para prevenir el peligro: una lección de perspicacia, astucia y sobre todo, prudencia.

Caperucita Roja, Jacob Grimm y Wilhelm Grimm.

El flautista de Hamelín, Jacob Grimm y Wilhelm Grimm. Anaya, 32 páginas

Releyendo los cuentos de los hermanos Grimm, uno se da cuenta de que muchos de ellos giran en torno a la promesa incumplida: la del molinero al diablo que implica a su pobre hija, la de la mitad de su reino que hace el rey a quien le devuelva cierto tesoro, la de la princesa al sapo para recuperar su bola de oro… Y por supuesto, la recompensa que el cabildo de Hamelín acuerda con el flautista para que éste acabe con la plaga de ratas que devora la ciudad. 

 Se trata, sin duda, de uno de nuestros cuentos favoritos. Mío y del peque. ¿Quién no ha vuelto a la infancia releyendo esta historia de los hermanos Grimm? ¿Quién no ha imaginado alguna vez la dulce melodía que  aquel músico errante conseguía sacar  de la flauta? Da igual que la venganza del flautista sea desproporcionada, uno siempre se pone de su parte.

Portada de El flautista de Hamelín, Jacob Grimm y Wilhelm Grimm. Anaya.

El gato con botas, Charles Perrault. Anaya, 32 páginas

Había una vez un molinero que dejó en herencia a sus hijos un molino, un asno y un gato. Al  grande le tocó el molino, al mediano, el asno, y al pequeño, el gato.  Pero el gato, que era muy listo,  le dijo a su nuevo dueño que si le daba unas botas y un saco, no se arrepentiría…

Otro clásico infantil que no envejece nunca. Sería un error  considerar El gato con botas sencillamente como un acierto literario, lo que, indudablemente, también es. El cuento de Perrault es la esperanza misma de que nunca nos faltará ánimo para salir del hoyo, la voz de la astucia que nos convoca a soñar y a no bajar nunca los brazos.

Portada de El gato con botas, Charles Perrault. Anaya.

La historia de los tres cerditos, Joseph Jacobs. Anaya, 32 páginas

Los tres cerditos es una fábula cuyo origen se remonta a inicios del siglo XIX. Es una de esas lecturas amenas y divertidas que se bebe de un sorbo hasta el final.

El cuento narra las aventuras y desventuras de un listo cerdito y sus dos hermanos que intentan ponerse a salvo  de la persecución de un lobo feroz.

Sin duda, el cuento es un canto a la previsión, la astucia y la inteligencia, así como una oda al sentido de la responsabilidad y la perseverancia.

Portada de La historia de los tres cerditos, Joseph Jacobs. Anaya.

Peluche, Shirley Hughes. Editorial Flamboyant, 32 páginas

Todos los niños tienen un objeto sin el que parece que no puedan vivir ni dormir. Para David, ese objeto es un perro de peluche. Cuando lo pierde, nadie consigue consolarle. Suerte que, a veces, las hermanas mayores se convierten en nuestras mejores aliadas…

Más de diez millones de niños  se han conmovido con Peluche, el clásico de Shirley Hughes, autora e ilustradora británica que ha confesado deberle mucho al cine de Buster Keaton. A ella aún le sorprende el éxito de este libro en el extranjero:

“Me decía a mí misma: ¡Oh no, esto es demasiado british!” A mí no. Peluche es un libro en el que la autora contagia a su público el disfrute que le produjo componer cada página.

Portada de Peluche, Shirley Hughes. Editorial Flamboyant.

Donde viven los monstruos, Maurice Sendak. Editorial Kalandraka, 48 páginas

Sendak ilustró más de 100 libros y escribió una docena de ellos. Ya con  el premio Hans Christian Andersen (el Premio Nobel de la literatura infantil) a sus espaldas,  el presidente Bill Clinton le concedió la Medalla de las Artes y Humanidades de EE UU, en cuya ceremonia de entrega dijo: “Sus libros han ayudado a los niños a explorar y resolver sus sentimientos de enfado, aburrimiento, miedo, frustración y celos”.

Donde viven los monstruos es un libro que se lee en un estado de ánimo permanentemente jubiloso, propio de una víspera de fiesta o del alba excitante en que vamos a emprender un viaje anhelado. Sendak  llevó el libro infantil hasta cotas artísticas y poéticas antes reservadas a obras destinadas al mundo adulto. Aquí , el niño Max huye de su madre y se adentra en una isla habitada por monstruos tan infantiles como él. 

Portada de Donde viven los monstruos, Maurice Sendak. Editorial Kalandraka.

Hay un cocodrilo en mi cama, Mercer Mayer. Editorial Corimbo, 32 páginas

Ya hemos hablado antes de este libro. Se trata de una obra intemporal, una elección perfecta para vencer los temores de la oscuridad. “La mayoría de mis libros tratan de cosas que pasaron cuando yo era un niño –  dice Meyer – Ahora que soy un niño grande, escribo sobre las cosas que me suceden ahora, sobre todo con  mis propios hijos. Ellos siempre me ayudan a recordar lo que fui”.

El pequeño héroe de este  cuento se enfrenta a un cocodrilo. Sí, ¡un cocodrilo agazapado justo debajo de su cama! Su padre y su madre nunca lo han visto, pero está ahí. Como no le hacen caso, decide encargarse él mismo del cocodrilo… Sencillamente inolvidable. 

Portada de Hay un cocodrilo en mi cama, Mercer Mayer. Editorial Corimbo.

El rey Hugo y el Dragón, Peter Bently y Helen Oxenbury. Editorial Juventud, 32 páginas

¿Qué niño no ha jugado a construir su propia casita? ¿Y si además le ayudan otros niños? Hugo, Iván y Marcos construyen una cabaña en el bosque con una caja grande de cartón, una sábana vieja,  cuatro palos, una bolsa de basura y unos ladrillos abandonados: un castillo inexpugnable para el rey Hugo y sus soldados. ¿Qué ocurrirá cuando se haga de noche y la realidad se imponga a la fantasía?

Un libro perfecto para leer antes de dormir.

Portada de El rey Hugo y el Dragón, Peter Bently y Helen Oxenbury. Editorial Juventud.

Adiós Manoplas, Benjamín Chaud.  Editorial Kókinos, 40 páginas

Manoplas es un conejo bueno, pero bobo, lento y un desastre como compañero de juegos. Su dueño decide librarse de él dejándolo en el bosque. Pero no será fácil deshacerse de un amigo como Manoplas. Dulce, conmovedor, perfecto para reflexionar con nuestro peque… Un soplo de aire fresco, un libro imposible de abandonar.

Portada de Adiós Manoplas, Benjamín Chaud.  Editorial Kókinos.

Pomelo y la gran aventura, Ramona Bâdescu y Benjamín Chaud. Editorial Kókinos, 44 páginas

He de confesar mi debilidad por este elefantito de ficción, un personaje adorable por su aspecto y sus reflexiones.  Simplemente, ganó el corazón del peque. Nuestra pequeña biblioteca portátil cuenta con una pequeña selección de sus historias. Pero ésta, es, sin duda, la que más le gustaba al enano.

La razón quizá esté en que esta Gran Aventura es la más colosal de todas las que ha vivido Pomelo hasta el momento. El curioso elefantito  hace su equipaje –en el cual no se olvida de meter un buen libro- y se marcha con enorme valor hacia lo desconocido. En el camino sufre algunos inconvenientes, se desconcierta; tiene ganas de llorar… Pero también consigue algunas respuestas; escucha nuevas palabras; y se abre a lo imprevisto, a lo luminoso, a lo intangible.

Portada de Pomelo y la gran aventura, Ramona Bâdescu y Benjamín Chaud. Editorial Kókinos.

Las Tres Mellizas y Barba Azul, Roser Capdevilla.  Editorial Beascoa,  32 páginas

“Me hacían tan feliz esos libros y esos personajes que me inspiraban los vecinos de mi barrio o mis propias profesoras de la infancia”, recuerda Capdevilla en una vieja entrevista que conservo entre las páginas de este libro. Y hay que creerla, porque las aventuras, tan llenas de imaginación, de las Tres Mellizas sólo pueden surgir de un estado de felicidad puro, como el que los peques sienten al sumergirse en ellas.

Yo recomendaría Somos las Tres Mellizas, cuento con el que Capdevilla inició su célebre serie de relatos. Pero el peque (que ya no es tan peque)  me tiraría inmediatamente de las orejas. Sí, él prefería las historias que viven las Tres Mellizas por obra y gracia de los hechizos de la Bruja Aburrida. Y entre estas historias, la de Barba Azul, en la que Teresa, Ana y Elena tienen que agudizar todo su ingenio para escapar de tan terrorífico personaje.

Portada de Las Tres Mellizas y Barba Azul, Roser Capdevilla.  Editorial Beascoa.

Como atrapar una estrella, Oliver Jeffers. Editorial FCE, 32 páginas

Cada noche un pequeño mira las estrellas desde su habitación y sueña con tener una para él. Nuestro héroe ingenia diversas formas para conseguirla y no se rinde hasta que encuentra la manera de atraparla.

Adorno escribió que la filosofía era preguntarse no tanto por lo que tenemos sino por aquello que nos falta. No se me ocurre mejor manera de iniciar a nuestros peques en esa hermosa idea que este cuento de Oliver Jeffers, un clásico de nuestra biblioteca portátil, autor también de otras pequeñas joyas : Atrapados, Perdido y encontrado y De vuelta a casa

Portada de Como atrapar una estrella, Oliver Jeffers. Editorial FCE.

Un poco perdido, Chris Haughton. Editorial  Nube Ocho, 40 páginas 

Pequeño Búho se ha perdido y no encuentra a su mamá. Ardilla se dispone a ayudarlo. ¿Conseguirá Pequeño Búho regresar a su nido y encontrar a su madre? Una pequeña obra maestra. Ternura y risas a partes iguales. Si cierro los ojos aún puedo oír las carcajadas del peque cuando Ardilla lleva a Pequeño Búho ante un oso y le dice: “¡Aquí esta tu mamá!”. “¡No, no!… Mi mamá tiene las orejas puntiagudas!”, replica Pequeño Búho. Y entonces Ardilla lo lleva ante un conejo…

Portada de Un poco perdido, Chris Haughton. Editorial  Nube Ocho.

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, Werner Holzwarth.  Editorial Beascoa

Todo empezó cuando el topo asomó la cabeza por su madriguera y le cayó aquello gordo, marrón, que se parecía a una salchicha. De mal humor, se dispuso a buscar al culpable. ¿Pudo hacerlo una paloma? ¿Tal vez una vaca? ¿Descubrirá  el topo finalmente  quién lo hizo?… Así empieza El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza.

No es de mis favoritos, pero he de reconocer que el peque se lo pasaba en grande cuando lo abríamos. Claro, ¿a qué niño no le hacen gracia las cacas? ¿Y si éstas son múltiples y muy variadas?  Resumiendo, un libro para no parar de reír. 

Portada de El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, Werner Holzwarth.  Editorial Beascoa.

El Monstruo de Colores va al cole, Anna Llenas. Editorial Flamboyant, 40 páginas

Un libro que entró en nuestra pequeña biblioteca portátil gracias a mi sobrinita, fiel seguidora de las aventuras del Monstruo de Colores. Esta vez, el Monstruo de Colores se enfrenta a su primer día en el colegio. Para empezar, ¡no sabe ni qué es! Y claro, está un poquito nervioso. Página a página vamos a acompañarle en el descubrimiento de las rutinas, espacios y dinámicas de la escuela, y conoceremos a sus compañeros de clase. ¿Le gustará la experiencia, al Monstruo? ¡Seguro que sí!

Portada de El Monstruo de Colores va al cole, Anna Llenas. Editorial Flamboyant.

El Grúfalo, Julia Donaldson. Editorial Bruño, 32 páginas

¿Para qué contamos cuentos a nuestros peques si no tenemos la esperanza de que puedan encontrar en el mundo un lugar donde los pájaros hablan, los árboles cantan y las fuentes son de oro? Aún más, ¿si no fuera para encontrar también nosotros, los adultos, gracias a los niños, lugares así o seres tan fabulosos como el Grúfalo?

El Grúfalo tiene unos colmillos terribles, unas garras afiladas y fuertes y una verruga venenosa en la punta de la nariz. Por eso, todos los animales del bosque huyen cuando lo ven. Todos, menos un pequeño ratón, una especie de Ulises, capaz de sobrevivir gracias a su astucia. Un clásico. 

Portada de El Grúfalo, Julia Donaldson. Editorial Bruño.

Elmer, David McKee. Editorial Beascoa, 32 páginas

Elmer, el elefante multicolor, es otro de los personajes que más hemos disfrutado el peque y yo. Sus historias son un canto a la diversidad  y un vehículo perfecto para transmitir a los niños valores tan importantes como la solidaridad, el respeto o la amistad. A mí, sin embargo, lo que que fascina de este curioso elefante es la vitalidad que desprende su actitud y la alegría de vivir que contagia a cuantos le rodean.

Portada de Elmer, David McKee. Editorial Beascoa.

LIBROS INFANTILES A PARTIR DE SEIS AÑOS

Es a partir de los seis años cuando los peques se hacen lectores. No pocos  de los libros citados en la sección anterior son perfectos también para atraer a los niños a la literatura a esta edad.

Yo, Ming, Clotilde Bernos y Nathalie Novi. Editorial  Kókinos, 40 páginas

¿Quién no ha soñado, alguna vez, con ser otro?  ¿Quién no ha querido ser un pirata en la Isla del Tesoro o uno de los niños del País de Nunca Jamás? Ming se pregunta cómo hubiese sido nacer Reina de Inglaterra, Gran General, Bruja Horrible o Emperador en lugar de vivir en China, entre arrozales y té. ¡Sin embargo, cuántos darían cualquier cosa por ser Ming cada mañana!

Portada de Yo, Ming, Clotilde Bernos y Nathalie Novi. Editorial  Kókinos.

Conejo y la motocicleta. Kate Hoefler y Sarah Jacoby. Editorial Flamboyant

Conejo vive en un tranquilo campo de trigo de donde nunca ha salido.  Pero cada día espera la visita de su amigo Perro, que le cuenta sus aventuras de juventud recorriendo el país con su motocicleta. Al morir, Perro le deja en herencia su querida motocicleta, y aunque, en un principio, Conejo no se atreve a utilizarla, con el tiempo se armará de valor para vivir sus propias experiencias.

Un libro sobre la amistad y la muerte, un cuento sobre la importancia de vencer los miedos y las tristezas.

Portada de Conejo y la motocicleta. Kate Hoefler y Sarah Jacoby. Editorial Flamboyant.

El detective Lucas Borsalino, Juan Marsé. Editorial Alfaguara, 34 páginas

La colección «Mi primer» se compone de historias originales escritas por nombres relevantes de la literatura de adultos para leer en familia con los más pequeños de la casa. Yo le compré al peque  El detective Lucas Borsalino porque siempre le ha gustado jugar a detectives. Y claro, porque lo firma Juan Marsé. Y fue un acierto. Se lo leía cuando tenía cinco años y a lo seis fue uno de los primeros libros que llevó a la clase de lectura.

La historia es muy sencilla. El pequeño Lucas se convierte en detective gracias al poder de la imaginación y a la ayuda de un sombrero muy especial. ¿Su primer caso? Resolver los misteriosos robos de su vecindario.

Portada de El detective Lucas Borsalino, Juan Marsé. Editorial Alfaguara.

El dragón de Papá, Ruth Stiles Gannett. Editorial Turner, 82 páginas

¿Quién le negaría un platito de leche a un viejo y pobre gato callejero? Elmer Elemento desde luego no, aunque en su casa piensen de otra manera. Claro que este libro se publicó por primera vez en plena posguerra, en 1948, cuando no sobraba la leche. En todo caso, más por viejo que por gato, el nuevo amigo de Elmer tiene muchas historias que contar. Entre ellas, el triste caso del bebé dragón, al que otros animales de una isla remota tienen amarrado y esclavizado.

Y claro, eso es algo que Elmer no puede permitir. Así que con una mochila repleta de chicle, dos docenas de piruletas, un paquete de gomas elásticas y un peine, entre otras provisiones imprescindibles, Elmer se embarca rumbo a la Isla Salvaje para rescatar al bebé dragón.

Una joya, un libro inolvidable, para niños de 9 a 99 años.  

Portada de El dragón de Papá, Ruth Stiles Gannett. Editorial Turner.

El árbol de los deseos, William Faulkner. Editorial Alfaguara, 85 páginas

Sí, habéis leído bien el nombre del autor. El árbol de los deseos es el único cuento infantil que escribió William Faulkner. Pero no os asustéis. No he perdido la razón. Se trata de un cuento delicioso, tierno y lleno de humor, un cuento que nos traslada al Viejo Sur en el octavo cumpleaños de Dulcie, a quien le espera un día repleto de sorpresas. Porque “ si la noche antes de tu cumpleaños te acuestas con el pie izquierdo y le das una vuelta a la almohada antes de dormirte, puede suceder cualquier cosa…”

Portada de El árbol de los deseos, William Faulkner. Editorial Alfaguara.

El corazón ardiente de Danko, Máximo Gorki. Editorial Gadir, 49 páginas

Gorki nació en 1868 y murió en 1936. Tuvo una infancia durísima, y después de sobrevivir a salto de mata, trabajando en mil oficios, se convirtió en uno de los grandes escritores rusos de su tiempo.

 Danko, el héroe de este relato, es un personaje hecho a medida de la experiencias vitales de su creador. Danko desea poner a su pueblo  a salvo de la la amenaza que les rodea. Para ello anima su gente a encontrar una salida frente a la desesperanza, dando ejemplo de un valor, de un sacrificio y de un liderazgo que conmueven por su generosidad. Un canto al arrojo y a la determinación. Un hermoso cuento que emociona a peques y adultos.

Portada de El corazón ardiente de Danko, Máximo Gorki. Editorial Gadir.

La viuda y el loro, Virginia Woolf. Editorial  Gadir, 64 páginas 

La viuda y el loro, ilustrado especialmente para esta edición por Concha F. Montesinos, sobrina de Federico García Lorca, esta inspirado en una historia real. Virginia Woolf lo escribió para un diario familiar que hacían sus sobrinos. Y es, ciertamente, una delicia, un pequeño y encantador cuento sobre el amor a los animales.

Portada de La viuda y el loro, Virginia Woolf. Editorial  Gadir.

El príncipe feliz, Óscar Wilde. Editorial Gadir, 72 páginas

Uno de los cuentos infantiles más conocidos de todos los tiempos, que hoy sigue entusiasmando por igual a niños y adultos. Yo lo leí… ¿a los siete, ocho años? No estoy seguro. Lo que sí recuerdo perfectamente es el final del relato, uno de los más conmovedores que he leído nunca. Por eso, no dudé ni un segundo cuando descubrí que Gadir había publicado una edición ilustrada de la traducción  de Jorge Luis Borges. Y acerté, al peque le enganchó.

Portada de El príncipe feliz, Óscar Wilde. Editorial Gadir.

Perro apestoso, Colas Gutman. Editorial Blackie Books, 64 páginas

Perro apestoso vive en un cubo de basura, huele a sardinas, está lleno de pulgas y su pelo parece una alfombra vieja. Y por si fuera poco, también es bastante tonto. Pero a pesar de todo, tiene un corazón muy grande y es puro optimismo y alegría. Mi enano lo adoró desde el primer momento. Y por qué no decirlo, yo también.

Portada de Perro apestoso, Colas Gutman. Editorial Blackie Books.

 Los cinco, Enid Blyton. Editorial Juventud, 79 páginas

Julián, Dick, Jorge, Ana y el perro Tim suelen pasar juntos las vacaciones. Siempre se les presenta algún misterio que resolver, e invariablemente su insaciable curiosidad les lleva a correr trepidantes y peligrosas aventuras.

Cualquiera de los relatos de Enid Blyton que ha publicado la Editorial Juventud son perfectos para adentrarse en el mundo de la reina del suspense de la literatura infantil: un mundo donde las aventuras más extraordinarias y peligrosas están a la vuelta de la esquina, con espías, contrabandistas, ladrones, tesoros… Y sobre todo, con maravillosas exploraciones de pasadizos secretos, galerías subterráneas, casas deshabitadas, minas abandonadas o lagunas secretas.

Portada de Los cinco, Enid Blyton. Editorial Juventud.

Regreso al reino de la fantasía, Gerónimo Stilton. Editorial Destino, 384 páginas

Ya se ha dicho antes. Es a partir de los seis-siete años cuando los peques se hacen lectores. Y uno de los personajes que más consigue atraer a los niños a la lectura es Gerónimo Stilton. El director de El  Eco del Roedor, el diario más famoso de la Isla de los Ratones, es una verdadera aventura con patas.    En Regreso al reino de la fantasía  lleva a cabo una gran búsqueda para encontrar, ni más ni menos, que el ¡Secreto de la Felicidad!

Portada de Regreso al reino de la fantasía, Gerónimo Stilton. Editorial Destino.

Los futbolísimos. El misterio de los árbitros dormidos, Roberto Santiago. Editorial SM, 295 páginas

Primero leyó el libro, luego vio la película. Los futbolísimos causaron furor en casa durante un tiempo. La razón es simple: un colegio, un equipo de fútbol, unos amigos inseparables, un misterio… Y humor, ese componente indispensable en la literatura infantil.  También ayuda que el narrador sea un niño que acaba de cumplir once años y se dispone a lanzar el penalti más importante de su vida.

Portada de Los futbolísimos. El misterio de los árbitros dormidos, Roberto Santiago. Editorial SM.

LIBROS INFANTILES A PARTIR DE OCHO O NUEVE AÑOS

La pequeña codorniz. Iván Turguéniev. Editorial Gadir, 53 páginas  

Turguéniev era un enamorado de la naturaleza y los animales, y este hermoso cuento es una buena muestra de ello. Es una historia conmovedora sobre un niño que acompaña a su padre a cazar. El papi le ha prometido regalarle una escopeta cuando crezca, y él estás entusiasmado con la idea. Hasta que un día ocurre algo que le entristece mucho…:

“(…) ¡desde aquel día desapareció mi pasión por la caza y dejé de pensar en el día en que mi padre me regalaría una escopeta!”

Turguéniev sabe tocar las teclas adecuadas para contar una buena historia, y en este relato cuenta tan bien que es capaz de atrapas a niños y mayores. A todos nos da que pensar.

Portada de La pequeña codorniz. Iván Turguéniev. Editorial Gadir.

El Planeta de los Árboles de Navidad, Editorial SM, EL BARCO DE VAPOR, 179 páginas

¡Ah, cuánto hemos disfrutado con Gianni Rodari! La sorpresa de la lectura de El Planeta de los Árboles de Navidad multiplicó nuestro entusiasmo por este clásico italiano, galardonado con el premio Hans Christian Andersen en 1970.

Rodari ya habla de este extraño mundo en Cuentos por teléfono, donde nos habla de inventos sorprendentes, como el caramelo instructivo y el tristec a la plancha. Pero la prueba definitiva de que existe sólo la aporta en este libro, cuando al pequeño Marco le regalan un caballo balancín por su cumpleaños y empieza a volar por el espacio hasta posarse en el… Planeta de los Árboles de Navidad.

Portada de El Planeta de los Árboles de Navidad, Editorial SM, EL BARCO DE VAPOR.

Pequeña historia del mundo, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa, 269 páginas

Un gran acierto. Un viaje que el peque nunca olvidará. Una alfombra mágica con la que volar por la memoria de los siglos.  Un libro didáctico que se lee como un cuento y que cumple su función del mejor modo posible: enseñando la historia por las vías de la emoción. No conozco un libro mejor para que los niños descubran que la Historia también es un maravilloso libro de aventuras. Rigor y entretenimiento, ¿se puede pedir más?   Sí, unas magníficas ilustraciones, a cargo de Julius.  

Portada de Pequeña historia del mundo, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa.

Pequeña historia de los exploradores, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa, 255 páginas

Durante mucho tiempo, el mundo, ese globo azul que tan familiar nos resulta ahora, estuvo lleno de secretos, de misterios, de enigmas. Desvelarlos fue una tarea de siglos protagonizada por una clase especial de viajero: el explorador. Este libro cuenta cómo gracias a sus hazañas, poco a poco, expedición a expedición, hemos ido rellenando los vacíos del mapa y ampliando el conocimiento de nuestro planeta.

Otro libro mágico de García de Cortázar, que sigue el éxito de la Pequeña historia del mundo, con las ilustraciones de Julius y el pequeño Sergio viviendo en primera persona las aventuras de los más grandes exploradores de la historia.

Portada de Pequeña historia de los exploradores, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa.

Momentos emocionantes de la historia de España, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa, 272 páginas

¿Y si un día descubres que existe un pasadizo secreto que te permite viajar por la historia?  Eso es lo que le ocurre a Marcos, el personaje de estos Momentos emocionantes de la historia de España. Con él viajarás en una galera romana rumbo al misterioso reino de Tartessos, verás la caída de Numancia, visitarás la fabulosa Córdoba de los emires y califas, defenderás castillos, levantarás catedrales, embarcarás al Nuevo Mundo junto a Colón y entrarás en Tenochtitlán al lado de Cortés, verás pintar a Velázquez y a Goya… y vivirás muchas, muchas aventuras más.  Resumiendo, una pequeña joya.

Portada de Momentos emocionantes de la historia de España, Fernando García de Cortázar. Editorial Espasa.

Las extraordinarias aventuras de Caterina, Elsa Morante. Editorial Gadir, 135 páginas

Desde muy joven Elsa Morante empezó a escribir y a publicar cuentos para niños, con dibujos que hacía ella misma. Escribió esta historia a los trece años. En aquel entonces tenía dos gatos y cierto número de hermanos y hermanas menores. Ellos fueron los  primeros lectores de este relato, un verdadero viaje por el tren de las maravillas: una delicia  con la lógica de la aventura infantil, que va  saltando de un asunto a otro con el mayor desparpajo, sin otro orden de desarrollo que la necesidad de la fantasía.

Portada de Las extraordinarias aventuras de Caterina, Elsa Morante. Editorial Gadir.

El niño y el río, Henri Bosco. Editorial Gadir, 125 páginas

Un clásico de la literatura francesa, disfrutado por varias generaciones de lectores.  A medio camino entre el realismo y lo fantástico, El niño y el río es una aventura de ritmo frenético que se lee de un tirón y que invita al pequeño lector a una mágica comunión con la naturaleza. Pero basta de palabras, El niño y el río hay que leerlo, no se puede contar: 

“No olvidaré jamás aquellos días de mi niñez en que viví sobre las aguas. Lo que yo vi entonces, lo veo todavía y, cuando pienso en ello, vuelvo a ser aquel niño que, despertándose, quedó arrobado por la belleza del mundo de las aguas, que él había descubierto”

Portada de El niño y el río, Henri Bosco. Editorial Gadir.

Matilda, Roald Dahl. Editorial Santillana, 288 páginas  

Robert Dahl es un un anarquista socarrón e iconoclasta que pone en evidencia el mundo de los adultos con humor e inteligencia. Y Matilda, un personaje memorable, una ávida lectora de solo cinco años. Sensible e inteligente, todos la admiran menos sus mediocres padres, que la consideran una inútil. Además, tiene poderes extraños y maravillosos… Un día, Matilda decide liberarse y empieza a emplearlos contra la abominable y cruel señorita Trunchbull.

Portada de Matilda, Roald Dahl. Editorial Santillana.

El pirata Garrapata, Juan Muñoz Martín. Editorial SM EL BARCO DE VAPOR, 192 páginas

¿Quién no ha zapado alguna vez en su compañía? Sucedan en China, en Japón, en la India , en Egipto  o incluso en los países subterráneos, las locas aventuras del Pirata Garrapata siempre te arrancan un sinfín de carcajadas.

Dicen que es el hombre más gruñón y feroz de todo Londres, pero, en cuanto le conoces, te das cuenta que, en el fondo, no es mala persona. Tiene una gran barriga, una pata de palo, un garfio de acero en vez de mano y una variopinta  tripulación de bucaneros dispuesta a todo. Ésta es la primera de sus aventuras, y no conozco a nadie que no haya disfrutado leyéndola.  Se trata de un libro perfecto para que los peques descubran que uno también puede reírse a carcajadas con un cuento. 

Portada de El pirata Garrapata, Juan Muñoz Martín. Editorial SM EL BARCO DE VAPOR.

Fray Perico y su borrico, Juan Muñoz Martín. Editorial SM EL BARCO DE VAPOR, 160 páginas

La primera vez que disfrutas ante un libro  es  imposible de olvidar. Las risas, la tensión ante una situación de peligro, la emoción ante ese final feliz que ansiamos, permanecen en el cajón de nuestros recuerdos más preciosos. Esa es la razón que nos lleva a ofrecer esos mismos libros a nuestros hijos, deseando que conjuren en ellos el amor a la lectura. Y a veces, resulta. Yo acerté con El príncipe feliz, El pirata Garrapata… y Fray Perico y su borrico, una divertida historia de aventuras sobre un fraile, su borrico y un apacible convento de Salamanca que no tarda en vivir situaciones disparatadas, llenas de humor y alegría, gracias al simpático Fray Perico.

Portada de Fray Perico y su borrico, Juan Muñoz Martín. Editorial SM EL BARCO DE VAPOR.

Canción de Navidad, Charles Dickens. Editorial Austral, 208 páginas

¿Quien no conoce al avaro Scrooge? ¿Quién no ha leído Canción de Navidad o visto alguna de sus versiones cinematográficas? Pocos escritores han tenido una influencia tan grande en su época y han alcanzado una fama tan universal como Charles Dickens. La historia de Ebenezer Scrooge y los tres fantasmas que le visitan durante la Nochebuena, haciéndole salir de la miseria moral en la que vivía, es un relato que conmueve a peques y a adultos. Y la razón es muy sencilla, el cuento de Dickens nos dice que la generosidad, la empatía y la solidaridad pueden cambiar la propia vida y, de paso, la de todos.

Portada de Canción de Navidad, Charles Dickens. Editorial Austral.

Harry Potter y la piedra filosofal, J.K. Rowling. Ilustraciones de Jim Kay. Editorial Salamandra, 246 páginas

La vida de Harry Potter cambia para siempre el día que cumple once años, cuando el gigante Rubeus Hagrid le entrega una carta y le revela noticias asombrosas: Harry Potter no es un chico normal y corriente, es un mago. Así comienza una de las aventuras más extraordinarias de la literatura infantil y juvenil. Una saga cautivadora y maravillosa que se prolonga a lo largo de siete libros. Esta edición cuenta con las ilustraciones de Jim Kay.

Portada de Harry Potter y la piedra filosofal, J.K. Rowling. Ilustraciones de Jim Kay. Editorial Salamandra.

LIBROS INFANTILES DE 10 A 99 AÑOS

Las aventuras de Tintín, El secreto del unicornio. Hergé. Editorial Casterman, 62 páginas

Sí, lo sé. Es un cómic. Pero he pasado muchas horas felices leyendo mis viejos tebeos de Hergé con el peque y creo que las aventuras de Tintín historias perfectas e irrepetibles, además  de un medio perfecto para atraer a los niños a la literatura. El secreto del unicornio es nuestro libro favorito, una verdadera fiesta de aventuras y humor que después puede completarse con la divertidísima película de Spielberg.

Portada de Las aventuras de Tintín, El secreto del unicornio. Hergé. Editorial Casterman.

El rey del Río Dorado, John Ruskin. Editorial Renacimiento Ediciones Espuela de Plata, 112 páginas

No se puede resumir, hay que leerlo. Se trata de todo un clásico de la literatura infantil inglesa. Ruskin lo escribió en 1847 y lo publicó tres años después. Aventura, emoción y  un final de esos  que te dejan de piedra.

Portada de El rey del Río Dorado, John Ruskin. Editorial Renacimiento Ediciones Espuela de Plata.

Cómo se salvó Wang-Fô, Marguerite Yourcenar. Editorial Gadir

Sensibilidad, ternura, rebeldía y lucidez son calificativos que pueden aplicarse a este hermoso cuento oriental de Marguerite Yourcenar que nos enseña  a descubrir el verdadero valor de la belleza en el arte. La sencillez de la narración convierte Cómo se salvó Wang-Fô en una obra maestra, una parábola para todas las edades.

Portada de Cómo se salvó Wang-Fô, Marguerite Yourcenar. Editorial Gadir.

La famosa invasión de Sicilia por los osos, Dino Buzzati. Editorial Gadir

Se trata de uno de los más extraños y bellos libros infantiles que he leído. Un clásico para niños de 10 a 100 años. Los osos bajan de las montañas e invaden Sicilia para rescatar al hijo de su rey, raptado por los cazadores de la llanura. Su campaña es un éxito, ya que se las arreglan para conquistar la capital y encuentran al principito. Pero la  alegría dura poco, ya que, poco a poco, se dan cuenta de que la corrupción empieza a apoderarse de su espíritu.  Solo el regreso, en largas filas, a las viejas montañas les devolverá a la tranquilidad de la naturaleza.

Portada de La famosa invasión de Sicilia por los osos, Dino Buzzati. Editorial Gadir.

El zar Saltán, Alexander Pushkin. Editorial Gadir, 51 páginas 

El zar Saltán es uno de los cuentos más populares de Rusia. La historia de Pushkin , desbordante de maravillas y fantasía, habla de la envidia y sus consecuencias, y también de la lucha entre las fuerzas del bien y del mal. Una fabuloso viaje a Rusia sin levantarse del sofá.

Portada de El zar Saltán, Alexander Pushkin. Editorial Gadir.

El diario de Greg, ¡Atrapados en la nieve! Jeff Kinney. RBA, 217 páginas

¡Los lectores adoran a Greg!, dice la publicidad sobre este best seller internacional. Y es cierto. Greg provoca una carcajada tras otra, y no deja de asombrar la facilidad con la que el peque se introduce en las circunstancias vitales de este chico que, a fin de cuentas, son francamente distintas a las suyas. 

Portada de El diario de Greg, ¡Atrapados en la nieve! Jeff Kinney. RBA.

Manolito el Gafotas. Manolito tiene un secreto. Elvira Lindo. Sexi Barral, 155 páginas

¡Manolito el Gafotas! Basta haberle conocido a tiempo, cuando teníamos esos diez  años incorruptibles para conservarle siempre sentado en la alfombra del alma. No en vano es uno de los niños más queridos de la literatura española.

Portada de Manolito el Gafotas. Manolito tiene un secreto. Elvira Lindo. Sexi Barral.

El pequeño Nicolás, René Goscinny. Editorial Santillana, 232 páginas

El pequeño Nicolás se lo pasa en grande en el colegio con sus amigos. Travieso por naturaleza, siempre está dispuesto a meterse en problemas. Pero no todo va a ser felicidad. ¡Se acerca el día de la entrega de notas! … Recuerdo que, cuando tenía  diez años, un profesor nos leía todos los días un capítulo de El pequeño Nicolás. Y lo gozábamos. Vaya si lo gozábamos. Y es que las aventuras de Nicolás, como las de Manolito Gafotas, estaban hechas para ser vividas plenamente. ¡La diversión esta garantizada!

Portada de El pequeño Nicolás, René Goscinny. Editorial Santillana.

El fantasma de Canterville,  Cuentos completos, Oscar Wilde. Editorial Valdemar

Los fantasmas viven en todas partes. Pero la nobleza de la especie está, desde tiempo inmemorial, acantonada en Inglaterra. El personaje de Oscar Wilde pertenece a la mejor estirpe de los fantasmas ingleses. Su árbol genealógico se remonta al siglo XVI y está adornado de todas las virtudes que su alta alcurnia presupone. Se trata de un viejo aristócrata con algunas cuentas pendientes, que aterroriza concienzudamente a los habitantes de su castillo. Y, como todos los fantasmas ingleses, es un desgraciado, pues está condenado a realizar un trabajo que no le gusta, agravado por la llegada de unos intrusos norteamericanos, que no le dejan en paz con su realismo práctico, su moral impositiva y su engreída superioridad.

Portada de El fantasma de Canterville,  Cuentos completos, Oscar Wilde. Editorial Valdemar.

Las aventuras de Pinocho, Carlo Collodi. DeBolsillo Random House Mondadori, 169 páginas

Aunque se trata de uno de los libros más populares del mundo, Pinocho es al mismo tiempo una obra desconocida y eclipsada por la versión de Walt Disney. La historia original es una obra sobre la infancia perdida, una historia llena de crueldad, magia y sátira, en la que se mezclan la picaresca, el teatro callejero y los cuentos de hadas.

Portada de Las aventuras de Pinocho, Carlo Collodi. DeBolsillo.

Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain. Editorial Mondadori, 370 páginas

Sí, es demasiado pronto. Lo sé. Pero no me resisto a terminar esta selección sin convocar la sombra del indomable Huck Finn. Clásico entre los clásicos, Mark Twain nos lleva rió Mississippi abajo de la mano del inolvidable amigo de Tom Sawyer y de su compañero Jim, un muchacho negro que quiere escapar de la esclavitud. Un canto a la amistad y a la capacidad de sobrevivir. Una lectura mágica a cualquier edad.

Portada de Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain. Editorial Mondadori.