Saltar al contenido

Consejos para viajar en autocaravana con niños

viajar autocaravana niños

Diez trucos para que viajar con niños en autocaravana sea una experiencia memorable

Elegir bien el destino, implicar a los peques en la planificación de la ruta que vais a seguir, realizar trayectos de noche… Viajar en autocaravana es una verdadera aventura para los niños. Pero como todo viaje sobre ruedas con peques tiene sus claves. Aquí os enseñamos diez trucos para que vuestro viaje en familia con autocaravana sea todo un descubrimiento.

fotografía @dethleffs

“¿Falta mucho? ¿Cuándo llegamos? Tengo hambre….” ¡Qué cruz! Decía Alfred Hitchcock que la mejor forma de estropear una película era incluir un niño entre los protagonistas. Hay quien piensa lo mismo con respecto a las vacaciones, sobre todo si éstas incluyen largos trayectos por carretera. Y hay también quien cree que con peques es mejor olvidarse de hacer grandes viajes en autocaravana.

Pero un viaje con niños en autocaravana no tiene por qué ser una pesadilla. Todo lo contrario, puede ser un descubrimiento, incluso puede servir para conectar con ese niño que todos seguimos llevando dentro. Todo depende de la actitud; la actitud de los padres, claro, porque la de los niños, casi siempre, es impredecible.

Y una cosa más: no olvidemos nunca que la patria, la de verdad, es la infancia, que los más valiosos recuerdos se producen cuando somos niños.

fotografía @dethleffs

Recuerdos imborrables

 El novelista Antonio Tabucchi solía decir que los viajes más increíbles que había realizado, los que más nostalgia le producía recordar, eran los viajes de niño con uno de sus tíos:

  “Conservo de aquellos días un extraordinario recuerdo… Vivíamos en la campiña pisana, y en aquellos tiempos ir a Florencia era un viaje de verdad. Nos levantábamos al alba, tomábamos un viejo autocar que nos llevaba a Pisa y allí esperábamos el tren a Florencia. Recuerdo aún aquellas mañanas de viaje, el café con leche bebido en la cocina con la luz encendida, porque en invierno aún estaba oscuro, el bocadillo que nos comíamos en el tren, las cosas que mi tío contaba mientras el paisaje desfilaba por la ventanilla. Hablaba de nombres mágicos para mí, de las cosas que iba a ver ese día. Y decía: el Beato Angélico, Giotto, Paolo Ucello

   … Y después llegábamos a Florencia, y recorríamos la ciudad a pie y yo miraba los cuadros misteriosos de los Uffizi. Este es un lugar santo, decía mi tío. Y más tarde nos íbamos a una vieja casa de comidas. Y mi tío me preguntaba: ¿te apetece probar unos callos a la florentina? Y desde allí nos acercábamos a San Marco, a ver al Beato, Beato de verdad, pensaba yo, pues veía a los ángeles…”

fotografía @dethleffs

¿Quien de nosotros no quiere que sus hijos guarden un recuerdo semejante de los viajes que hacemos con ellos? Sí, viajar siendo niño es una de las experiencias más inolvidables de la vida, además de una parte fundamental de nuestra educación sentimental, una asignatura que no deberíamos dejar pendiente.  Y viajar con niños en autocaravana o en camper es, sin duda, una gran aventura. Y puede resultar tan emocionante como los viejos viajes que Tabucchi hacía con su tío. Claro, que para que todo vaya bien conviene  tener en cuenta algunos consejos:

¿A dónde vamos? Primer paso, elegir el destino de nuestro viaje en autocaravana

¿Playa, destino rural o una gran ciudad ? ¿Museos o naturaleza? ¿Monumentos o parques acuáticos? El destino de nuestro viaje es la primera incógnita que debemos resolver. Y es que, a veces, escogemos un lugar que los adultos queremos visitar, olvidando que ese destino tal vez dista mucho de ser el ideal para los peques. Otras veces, ocurre al revés.

Así que, antes de planificar la ruta, lo mejor es seguir el consejo de los clásicos, que siempre recomendaban el punto medio. Es decir, elegir un lugar que pueda resultar atractivo para todos, y que, en caso de ser más aburrido para los niños, reúna alguna vía de escape: una playa, un parque de atracciones, una piscina… Al final todo es cuestión de equilibrio, como la vida misma.

Tampoco hace falta irse a lugares exóticos. A veces, la aventura más espectacular para toda la familia está bien cerca. Cantabria es un buen ejemplo. Allí está el Parque de Cabárceno, donde los niños pueden ver elefantes,   tigres, leones, linces,  osos,  jirafas, rinocerontes y más fauna moviéndose en semi-libertad. El bosque encantado de Saja está a un salto. Y allí, escondidos, encontramos pueblos tan bellos y evocadores como Bárcena la Mayor. No lejos queda Santillana del Mar y sus calles y casas medievales: un verdadero túnel del tiempo. Y para reponer fuerzas, la costa. Entre Comillas y San Vicente de la Barquera   hay acantilados, prados, rías, marismas, dunas… y playas de arena blanca y fina para dar un largo paseo, tumbarse al sol o practicar el surf.

Resumiendo, una ruta en autocaravana que lo tiene todo para disfrutar en familia: pueblos, naturaleza, playa, monumentos, animales, deportes acuáticos…

¿Playa o Montaña?

Planificar con tiempo nuestro viaje en autocaravana 

Es una de las claves más importantes. Cualquier lugar se puede adaptar a los niños. Sólo hay que planificar según sus edades. Y siempre con tiempo. Un viaje en familia no debe dejarse nunca a la improvisación. Hay que diseñar bien el viaje, buscar las rutas más seguras, establecer las paradas en zonas  apropiadas, fijar de antemano los sitios donde vamos a pernoctar. Y sobre todo, hay que involucrar a los peques en la planificación de los lugares que vamos a visitar.

Planifica con tiempo tu viaje

¿A qué niño no le gusta soñar? Planificar un viaje en autocaravana con ellos va de eso. Se trata de hacer el gran plan de viaje, de implicar a los peques en el diseño de la ruta. Se trata, en fin, de que ellos sepan lo que les aguarda.

Y en esto, nos sirve de ejemplo  el tío de Tabucchi, que antes de llegar a Florencia le hablaba de las maravillas que allí les esperaban. Cuentos, datos históricos, leyendas… todo ayuda a despertar el interés de los peques por las cosas que van a ver. 

¡Y muy importante!: nada de organizar un día con seis o siete planes. Los niños se cansan, por lo que un buen consejo es planificar una o dos actividades al día. Y después, dejarles a su aire para que jueguen y se diviertan.

Viajar en camper o en autocaravana, esa es la cuestión

No se puede negar, recorrer el mundo tras el volante de una autocaravana o una camper   con la que sentirse como en casa allá donde vayas es una experiencia única. El caravaning está de moda. Pero ¡ojo!,  si es tu primera vez, dedícale un tiempo a analizar  qué vehículo se ajusta más a tus necesidades o gustos.

Tipos de Autocaravana

Hay que distinguir principalmente entre cuatro tipos de autocaravana

  1. Viajar en autocaravana integral. Es la opción ideal para los amigos del confort que adoran los espacios amplios.
  2. Viajar en autocaravana capuchina. Es la preferida de los enanos, ya que tiene un espacio  cama sobre la cabina del conductor que les sirve de refugio secreto.
  3. Viajar en autocaravana perfilada.Es similar a la anterior, pero de tamaño algo más reducido. También resulta  más manejable
  4. Viajar en furgoneta camperizada. La camper es nuestra preferida. Es una opción ideal para parejas que viajan con niños pequeños. Mayor movilidad y acceso. Además, para conducir una camper no se necesita ningún carnet especial: el B es suficiente. 
Autocaravana Integral

Mantenimiento de la autocaravana

Casi no hace falta decirlo, pero por si acaso… La ilusión de las vacaciones  no puede hacernos olvidar una tarea esencial a todo viaje en autocaravana o furgoneta camper: la revisión del vehículo antes de salir a la carretera. En caso de alquiler, se supone que cuando te entregan el vehículo todo está en orden.

La seguridad , lo primero

Es lo primero que hay que tener en cuenta antes de ponerse al volante. Lo sabemos. A veces ocupa mucho, es un rollo… Pero el sistema de seguridad infantil adecuado para la estatura, edad y peso de los niños es su mejor escudo protector en caso de accidente. Si tu(s) enano(s) o enana(s) está(n) aún en edad de viajar con sillita, asegúrate de llevar una homologada en la autocaravana.

Sillas Homologadas Niños

Hay que recordar que, pese al amplio espacio con que se cuenta en una autocaravana, nunca se debe viajar en un sitio distinto al asiento. Viajar durmiendo en la cama es muy peligroso, y además está prohibido.

Algunos accesorios que nos hacen el viaje más cómodo

Viajar en autocaravana no sólo es llegar, también es ir en carretera. Por eso es importante  hacer todo lo posible para que el trayecto resulte lo más cómodo posible. La tecnología no hace milagros, cierto, pero ayuda.  Varios ejemplos:

  • Espejos ajustables al cabecero del asiento trasero para vigilar al bebé cuando va en una silla a contramarcha.
  • Alzadores inflables para que los niños viajen seguros.
  •  Parasoles para ventanillas laterales.
  • Almohadillas cervicales
  • Organizadores impermeables para asientos delanteros con compartimentos separados para tablet, toallitas, bebida…
  • Cambiadores portátiles.

Viajar de noche

Si tenemos que recorrer trayectos largos un buen truco  para hacer el viaje más llevadero es salir de noche. Así los peques pasaran buena parte del trayecto durmiendo. Y realmente duermen. Aquí las almohadillas cervicales son las mejores aliadas.

Viaja de noche

Descansos

Viajar con la casa a cuestas tiene la ventaja de que cualquier parada se puede alargar el tiempo que uno desee para que los peques estiren las piernas y jueguen tranquilamente al aire libre. Sí, los descansos y las paradas para comer sin prisas son vitales en cualquier viaje con niños en autocaravana.

Regular la temperatura

“Hace frío”,“Hace calor”… después de “¿Cuánto falta?” son dos de las  expresiones que más puedes escuchar en un viaje en autocaravana con niños. Para evitar la molesta banda sonora, nada mejor que mantener una temperatura suave, en torno a los 24 grados. Así evitarás, además, los cambios bruscos de temperatura, siempre fastidiosos.

-¡Me aburro! ¿Cuánto falta? Juegos

Y llegamos a la cuestión crítica. Hay que tener en cuenta que para los  peques un viaje en carretera puede ser tan aburrido como ver una carrera de gusanos.

Para evitar que se saturen y para no escuchar cada media hora “Me aburro”, “¿Cuándo llegamos?”…  vale casi todo, dependiendo, por supuesto, de la edad de los niños: tablets, móviles, consolas, películas, libros infantiles, audiolibros, juegos de preguntas…

juegos-viaje-ninos
El Risk, uno de los mejores juegos de mesa

Por supuesto, algún clásico de las carreteras, tipo VEO VEO, VAMOS A CONTAR MENTIRAS puede servirte de vía de escape. Y si tienes una pizca imaginación, contar historias acerca de los lugares que vais a visitar siempre resulta estimulante. Sobre todo, si las aliñas con seres fantásticos o con la intervención de algún personaje favorito del peque.